OBJETIVO 2: PONER FIN AL HAMBRE, LOGRAR LA SEGURIDAD ALIMENTARIA Y LA MEJORA DE LA NUTRICIÓN Y PROMOVER LA AGRICULTURA SOSTENIBLE

La agricultura, la silvicultura y las piscifactorías pueden suministrar comida nutritiva para todas las personas a la vez que  genera ingresos dignos, apoya el desarrollo de la gente del campo y concientiza sobre la importancia de una mayor y mejor protección del medio ambiente.

Sin embargo, la degradación actual de suelos, agua, océanos, bosques, el cambio climático y los riesgos asociados a las sequías e inundaciones ponen presión sobre la disponibilidad de los recursos de los que toda la sociedad depende por igual, desencadenando  múltiples consecuencias que afectan el desarrollo sostenible; por ejemplo las migraciones, la pobreza y por supuesto, el hambre.

El hambre y la malnutrición hacen que las personas sean menos productivas y más propensas a sufrir enfermedades, por lo que no suelen ser capaces de aumentar sus ingresos y mejorar sus medios de vida. Hay casi 800 millones de personas que padecen hambre en todo el mundo, la gran mayoría en los países en desarrollo.

Por ello, es urgente una reforma del sistema mundial de agricultura y alimentación para  nutrir a los 925 millones de hambrientos que existen actualmente y los dos mil millones adicionales de personas que vivirán en el año 2050. (ONU, 2016)

Hambre

  • 795 millones de personas no disponen de alimentos suficientes para llevar una vida saludable y activa. Esto es, 1 de cada 9 personas en la Tierra.
  • La gran mayoría de personas hambrientas vive en países empobrecidos, donde el 12,9% de la población está subalimentada.
  • Asia es el continente donde hay más personas que padecen hambre: dos terceras partes del total.
  • 795 millones de personas no disponen de alimentos suficientes para llevar una vida saludable y activa. Esto es, 1 de cada 9 personas en la Tierra.
  • La gran mayoría de personas hambrientas vive en países empobrecidos, donde el 12,9% de la población está subalimentada.
  • Asia es el continente donde hay más personas que padecen hambre: dos terceras partes del total.

 Seguridad alimentaria 

  • La agricultura es el sector que más empleo produce en el mundo, suministrando la forma de vida del 40% de la población mundial. Es la mayor fuente de ingresos y trabajo en los hogares pobres rurales.
  • 500 millones de pequeñas granjas en el mundo proporcionan un 80% de los alimentos que se consumen en la mayor parte del mundo en desarrollo.
  • Desde 1900, el 75% de la diversidad de las cosechas se ha perdido en los campos.
  • Si las mujeres agricultoras tuvieran el mismo acceso a los recursos que los hombres, el número de personas hambrientas en el mundo podría ser reducido en hasta 150 millones
  • 1,4 millones de personas no tienen acceso a la electricidad, la mayoría de ellas viven en zonas rurales del mundo en desarrollo. (ONU, 2016)
  • Poner fin al hambre y asegurar el acceso de todas las personas a una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año (particularmente los pobres, los lactantes y poblaciones vulnerables)
  • Poner fin a todas las formas de malnutrición, logrando, a más tardar en 2025, las metas convenidas internacionalmente sobre el retraso del crecimiento y la emaciación de los niños menores de 5 años.
  • Duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala, en particular las mujeres, los pueblos indígenas, la agricultura familiar, los pastores y los pescadores mediante un acceso seguro y equitativo a las tierras, recursos de producción, insumos, servicios financieros, entre otros.
  • Asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes para una mayor y mejor productividad y mantenimiento de los ecosistemas, la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y otros desastres.
  • Mantener la diversidad genética de las semillas, las plantas cultivadas y los animales de granja y domesticados y sus especies silvestres conexas, mediante una buena gestión y diversificación de los bancos de semillas y plantas a nivel nacional, regional e internacional.
  • Aumentar las inversiones mediante una mayor cooperación internacional, en la infraestructura rural, la investigación agrícola, los servicios de extensión, el desarrollo tecnológico y los bancos de genes de plantas y ganado.
  • Corregir y prevenir las restricciones y distorsiones comerciales en los mercados agropecuarios mundiales, mediante la eliminación de todas las formas de subvenciones a las exportaciones agrícolas y todas las medidas de exportación con efectos equivalentes, de conformidad con el mandato de la Ronda de Doha para el Desarrollo.
  • Adoptar medidas para asegurar el buen funcionamiento de los mercados de productos básicos alimentarios y sus derivados y facilitar el acceso oportuno a información sobre los mercados, en particular sobre las reservas de alimentos, a fin de ayudar a limitar la extrema volatilidad de los precios de los alimentos. (ONU, 2016)

Las malas prácticas de recolección y el desperdicio de alimentos han contribuido a la escasez de alimentos. Las guerras también han afectado negativamente a la disponibilidad de alimentos y han provocado la destrucción del medio ambiente, que es fundamental para cultivar alimentos.

El desperdicio de alimentos en los países desarrollados recuerda la desigualdad, donde los ricos consumen más de lo que pueden y los pobres no logran alcanzar sus necesidades básicas alimentarias.

El acceso inequitativo a la tierra, la mercantilización genética de las semillas y las malas condiciones de la agricultura rural también representan obstáculos necesarios de superar si se quiere alcanzar este objetivo.

Nuevamente, el acaparamiento de tierras, los conflictos extractivos en los países empobrecidos,  las multinacionales cada vez más voraces y la vulnerabilidad de los pueblos rurales resultan en una problemática para el cumplimiento de este objetivo, al implicar represión de los pueblos locales que en subsisten de sus tierras así como repercusiones   ambiental, social, en la salud pública e impactos de tipo económico. (Abril, 2016) Por tal razón, para alcanzar este objetivo es necesario fomentar iniciativas que apoyen a las poblaciones campesinas en sus luchas por defender sus sistemas alimentarios y gestión de recursos.

En la misma línea, un obstáculo para este objetivo es el hecho de que muchas de las grandes compañías acaparan las diferentes marcas del mercado, resultando en que haya una concentración de la distribución alimentaria en reducidos grupos o monopolios que establecen condiciones desfavorables para el consumidor en el mercado.

Debe destacarse también que dentro de este objetivo, la ONU no hace referencia directa a la importancia de la soberanía alimentaria, entendida como alternativo para la agricultura y el comercio de productos agrícolas que toma en cuenta el comercio como un medio para alcanzar un fin, y no como un fin en sí mismo, otorgando prioridad a la seguridad alimentaria y al derecho a la alimentación de los más pobres, y no a la agricultura industrial orientada a la exportación. Por lo tanto, es necesario revitalizar este concepto dentro del marco de los ODS para orientarse hacia una mayor participación de la sociedad civil sobre las políticas agrícolas que implique una reducción de desequilibrios y desigualdades en las actuales normas internacionales sobre comercio agrícola.

 

Desde la sociedad civil

 

Desde la formulación de políticas

 

Desde el Sector Privado

 

Desde la  comunidad científica y académica

Convertirse en personas responsables e implicados  en actividades que promuevan un consumo solidario de alimentos, evitando el desperdicio o difundiendo la importancia de este aspecto en las redes sociales o comunidades locales.

 

 

 

Promoción de políticas públicas que incentiven y protejan el sector agropecuario que es uno de los sectores más vulnerables de los países empobrecidos.

 

En las grandes empresas pueden establecerse políticas de respaldo a mercados locales así como asegurar decisiones sostenibles sobre la alimentación, apoyando la buena nutrición para todos y luchando contra el desperdicio de alimentos.

 

Promover la investigación de dietas más nutritivas y de mejor acceso sobre todo para las poblaciones más empobrecidas.

Investigar acerca de cultivos accesibles, nutritivos y mejorados para los sectores agrarios.

Impulsar y aplicar investigaciones sobre la problemática del acaparamiento de tierras y de cadenas de distribución.

 

Qué hace la UVa

Desde la UVa se incentiva a la investigación y promoción de comercio justo a través de TFG/TFM, por ejemplo: 3C: comercio justo, consumo responsable y compra pública ética en la UVA. Propuestas de acción y comunicación.

Además,  se han desarrollado campañas de sensibilización desde el Area de Cooperación Internacional al Desarrollo enfocadas en hacer más visible en el Comercio Justo y Compra Pública Ética y consumo responsable con el objetivo de sensibilizar a la comunidad universitaria y lograr su compromiso con esos temas.

 

Qué hacen otros