OBJETIVO 4: GARANTIZAR UNA EDUCACIÓN INCLUSIVA, EQUITATIVA Y DE CALIDAD Y PROMOVER OPORTUNIDADES DE APRENDIZAJE DURANTE TODA LA VIDA PARA TODOS

El fomento de una educación de calidad es clave para mejorar la vida de las personas y contribuir al desarrollo sostenible. Pese a que se registra un incremento en las tasas de escolarización en las escuelas, sobre todo en el caso de las mujeres y las niñas sigue siendo  necesario redoblar esfuerzos para avanzar en la consecución de los objetivos de la educación universal.

  • La matrícula en la educación primaria en los países en desarrollo ha alcanzado el 91%, pero 57 millones de niños siguen sin escolarizar.
  • Más de la mitad de los niños que no se han inscrito en la escuela viven en el África subsahariana.
  • Se calcula que el 50% de los niños en edad de recibir educación primaria pero que no asiste a la escuela vive en zonas afectadas por los conflictos.
  • En el mundo, 103 millones de jóvenes no tienen un nivel mínimo de alfabetización, más del 60% son mujeres.
  • Velar por que todas las niñas y niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y a una enseñanza preescolar de calidad para prepararles apropiadamente para la enseñanza primaria.
  • Asegurar el acceso en condiciones de igualdad para todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria.
  • Aumentar sustancialmente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento.
  • Eliminar las disparidades de género en la educación y garantizar el acceso en condiciones de igualdad de las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situaciones de vulnerabilidad, a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional.
  • Garantizar que todos los jóvenes y al menos una proporción sustancial de los adultos, tanto hombres como mujeres, tengan competencias de lectura, escritura y aritmética.
  • Garantizar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y la adopción de estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad entre los géneros, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y de la contribución de la cultura al desarrollo sostenible, entre otros medios.
  • Construir y adecuar instalaciones escolares que respondan a las necesidades de los niños y las personas discapacitadas y tengan en cuenta las cuestiones de género, y que ofrezcan entornos de aprendizaje seguros, no violentos, inclusivos y eficaces para todos.
  • Aumentar sustancialmente a nivel mundial el número de becas disponibles para los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países de África, para que sus estudiantes puedan matricularse en programas de estudios superiores, incluidos programas de formación profesional y programas técnicos, científicos, de ingeniería y de tecnología de la información y las comunicaciones, en países desarrollados y otros países en desarrollo.
  • Aumentar sustancialmente la oferta de maestros calificados, entre otras cosas mediante la cooperación internacional para la formación de docentes en los países en desarrollo, especialmente los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Pese a que se reportan avances en este tema, sobre todo al compararlo con las metas alcanzadas en los ODM, la ONU destaca que más de la mitad de los niños que no están matriculados en la escuela vive en África Subsahariana, lo que la convierte en la región con mayor número de niños sin escolarizar de todo el mundo; región que además, tiene una población muy joven, por lo que en 2030 tendrá que proporcionar educación básica a 444 millones de niños de 3 a 15 años, que es 2,6 veces el número de alumnos matriculados a día de hoy.

Además, persisten aun la discriminación y difícil acceso de las niñas a la educación específicamente en mujeres y niñas quienes sufren discriminación de género.

Asimismo, la pobreza de las familias continúa siendo una barrera a la educación debido a la pérdida de ingresos para el núcleo familiar que ello puede representar en términos de materiales escolares o bien de fuerza de trabajo.

El marco jurídico de la educación sigue siendo deficiente en cuanto que no en todos los países se exige educación obligatoria o “gratuita”. En la misma línea, se estima que 50 millones de niños no son empadronados al nacer, y de ellos la mayoría son niñas por lo que (en muchos países) la falta de certificación de nacimiento puede impedirle que se escolarice o que pase exámenes de grado.

Además. Siguen siendo las niñas más vulnerables al momento de desplazarse a la escuela o bien, dentro de las misma escuela por recibir violencia física o sexual, acoso; incluso no existen instalaciones de higiene o saneamiento adecuadas en los edificios escolares o cerca de éstos

Por otro lado, los menores que se hallan en situaciones de crisis e inestabilidad a menudo no pueden ejercer su derecho a la educación, precisamente en unos momentos en que más necesita la práctica de la escolarización.

Es importante que los estados continúen incluyendo en sus políticas la importancia de la educación en el gasto público. La UNESCO en el 2014  destacó que el progreso y desarrollo económico de Latinoamérica desde el año 2000 se tradujo en un aumento leve del gasto público en educación, de 4,38 % del producto interno bruto (PIB) en 2000 a 4,9 % en 2012 pero rescatando que: “aunque más por una expansión del gasto fiscal que por dar una mayor prioridad a la educación dentro del gasto público”.

 

Desde la sociedad civil

 

Desde la formulación de políticas

 

Desde el Sector Privado

 

Desde la  comunidad científica y académica

Solicitar a los gobiernos que den prioridad a la educación en las políticas y las prácticas junto con la asunción de un  firme compromiso de proporcionar enseñanza primaria gratuita para todos, especialmente para los grupos vulnerables o marginados.

 

Elaborar políticas comprometidas con el derecho a la educación gratuita y universal.

Gestionar políticas de apoyo para educación en comunidades vulnerables y rurales asegurando las facilidades necesarias para que los niños y niñas puedan asistir sin dificultades.

Resguardar la importancia de sostener un presupuesto público sostenible y razonable  para la educación pública.

Desarrollar en sus políticas de RSE campañas que promuevan la inversión de recursos en el desarrollo de centros educativos y en la elaboración de herramientas pedagógicas compatibles con las necesidades educativas de la población.

Incentivar la investigación de propuestas y metodologías de enseñanza y aprendizaje apoyadas en las TICs, la globalización, la interculturalidad y con enfoque en temas de género y/o comunidades más vulnerables.

 

Qué hace la UVa

  • Coordinación de proyecto Rural DEAR Agenda: Desde el Observatorio de Cooperación Internacional de la UVa se coordina este proyecto, encomendado por la Comisión Europea cuyo objetivo general es mejorar la planificación de las actuaciones de Educación para el Desarrollo y Sensibilización en el mundo rural de forma que sean efectivas, y promuevan de manera eficaz la solidaridad y la comprensión de las causas que generan desigualdad y pobreza; promoviendo un modelo participativo de educación para el desarrollo para ejecutar en municipios rurales. El proyecto se desarrolla de 2015 a 2017 en zonas rurales de siete países: Bulgaria, Chipre, España, Grecia, Italia, Malta y Polonia.
  • Programa PACID: Se incentiva a que las y los estudiantes egresados del programa regresan con una perspectiva y una sensibilidad distinta con la que partieron. En medio de la actual agenda 2030 que promueve esfuerzos locales con impacto global por medio de acciones cada vez más transversales, PACID se presenta como una herramienta ligada a esta agenda de acción y las metas comprometidas para el 2030 a través de los 17 ODS
  • Aportes académicos e investigativos en los TFM y TFG de las Facultades de Educación y Trabajo social

Qué hacen otros