OBJETIVO 14: CONSERVAR Y UTILIZAR EN FORMA SOSTENIBLE LOS OCÉANOS, LOS MARES Y LOS RECURSOS MARINOS PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE

Los océanos del mundo – su temperatura, química, corrientes y vida – mueven sistemas mundiales que hacen que la Tierra sea habitable para la humanidad. Nuestras precipitaciones, el agua potable, el clima, el tiempo, las costas, gran parte de nuestros alimentos e incluso el oxígeno del aire que respiramos provienen, en última instancia del mar y son regulados por este. Históricamente, los océanos y los mares han sido cauces vitales del comercio y el transporte.

La gestión prudente de este recurso mundial esencial es una característica clave del futuro sostenible.

  • Los océanos ocupan 3/4 partes de la superficie de la Tierra, contienen 97% del agua de la Tierra y representan el 99% del espacio vital del planeta por volumen.
  • Más de tres mil millones de personas dependen de la diversidad biológica marina y costera para sus medios de vida.
  • A nivel mundial, el valor de mercado de los recursos marinos y costeros y las industrias correspondientes se calcula en tres mil billones anuales o cerca del 5% del PIB mundial.
  • Los océanos contienen cerca de 200.000 especies identificadas, pero las cifras reales pueden ser del orden de millones.
  • Los océanos absorben aproximadamente el 30 por ciento del dióxido de carbono producido por los seres humanos, reduciendo así el impacto del calentamiento global.
  • Los océanos constituyen la mayor fuente de proteínas del mundo, ya que más de 2600 millones de personas dependen de los océanos como fuente primaria de proteína.
  • La pesca marina directa o indirectamente emplea a más de 200 millones de personas.
  • Los subsidios para la pesca contribuyen a la rápida desaparición de muchas especies de peces y minan los esfuerzos por salvar la pesca mundial, y por este motivo la industria deja de ingresar unos 50 mil millones anuales.
  • Se considera que hasta un 40% de los océanos del mundo se ven sumamente afectados por las actividades humanas, lo que incluye la contaminación, el agotamiento de los recursos pesqueros, la pérdida de hábitats costeros.
  • Reducir al mínimo los efectos de la acidificación de los océanos y hacerles frente.
  • Reglamentar eficazmente la explotación pesquera y poner fin a la pesca excesiva, la pesca ilegal, la pesca no declarada y no reglamentada y las prácticas de pesca destructivas.
  • Aplicar planes de gestión con fundamento científico a fin de restablecer las poblaciones de peces en el plazo más breve posible.
  • Conservar por lo menos el 10% de las zonas costeras y marinas, de conformidad con las leyes nacionales y el derecho internacional y sobre la base de la mejor información científica disponible.
  • Prohibir ciertas formas de subvenciones a la pesca que contribuyen a todo tipo de pesca nociva y abstenerse de introducir nuevas subvenciones de esa índole.
  • Aumentar los beneficios económicos que los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países menos adelantados reciben del uso sostenible de los recursos marinos, en particular mediante la gestión sostenible de la pesca, la acuicultura y el turismo.
  • Facilitar el acceso de los pescadores artesanales en pequeña escala a los recursos marinos y los mercados.
  • Mejorar la conservación y el uso sostenible de los océanos y sus recursos aplicando el derecho internacional reflejado en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

Las principales amenazas de los océanos son la pesca descontrolada y los vertidos que echan fábricas y empresas al mar. Las empresas con intereses económicos por encima de la conservación del planeta contribuyen a la destrucción de estos. La falta de leyes más estrictas y castigos más severos y una mejor vigilancia del mar son los mayores obstáculos que no consiguen frenar a estas empresas o este tipo de prácticas ilegales.

A nivel individual el mayor obstáculo es cambiar la costumbre de la población. La contribución a la contaminación del mar que todos hacemos es insignificante de por sí, pero combinada es tan peligrosa como los vertidos de las grandes industrias. Hay que conocer que costumbres son nocivas como el uso de ciertos productos de higiene y limpieza del hogar y cambiarlas.

¿Qué se puede hacer para apoyar el alcance de este objetivo?

 

Desde la juventud

 

Desde la formulación de políticas

 

Desde el Sector Privado

 

Desde la  comunidad científica y académica

Tomar decisiones informadas respecto al consumo de alimentos procedentes de los océanos.

 

Participar y sensibilizar a los demás respecto al impacto en los mares de la utilización desmesurada de plásticos o residuos que desembocan en los mares.

Fomentar la cooperación internacional y políticas nacionales para la protección de hábitats vulnerables.

 

Capacitar e invertir en innovación del sector pesquero para la mejora de prácticas que permita  conservar la diversidad biológica y garantizar un futuro sostenible para la industria pesquera.

Incentivar prácticas ecológicamente sostenibles a través de la RSE que involucren a colaboradores y comunidad en campañas de sensibilización y compromisos empresariales.

Mantener la investigación e innovación en estos temas, compartiendo con todos los sectores de la sociedad los avances y propuestas dirigidas hacia una mejor gestión del recurso.

 

Qué hace la UVa

 

Qué hacen otros